Un mensaje de Rudy

Sería razonable decir que cuando comencé mi camino como abogado estaba concentrado en acumular riquezas, poder y prestigio. Sin embargo, luego de ejercer el derecho por los últimos 18 años, me doy cuenta de que tengo un propósito y un llamado superior. La Biblia dice "El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor". Proverbios 19:21

Si me hubiera aferrado a esta verdad desde que me convertí en abogado, es evidente que mi trayectoria hubiera tomado un camino diferente. Pero no todo está perdido. Ahora entiendo lo que la Biblia dicen en Génesis 50:20 "Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo". En mi tiempo practicando el derecho he tenido altas y bajas. Ahora entiendo que así como Cristo lavó los pies de, yo también he sido llamado a atender a mi comunidad en cualquier forma en la que se me pida ayudar.

Deseo servir en una manera similar a Cristo y honrar a Dios en todos mis tratos. Como leemos en Miqueas 6:8, "Él te ha indicado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti, sino sólo practicar la justicia, amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios? Le ruego al Señor que me permita y me dé el poder para hacer todo lo que requiera de mí.

Ya sea que su caso esté relacionado con el derecho de lesiones personales, el derecho familiar, el derecho comercial, el derecho penal, un asunto de bienes raíces o planificación patrimonial; consideraré su llegada a mi despacho como una designación divina. Reconozco que, al honrar a Dios, lo honraré a usted, mi estimado y valioso cliente. "Rudy" Rodríguez